Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información ×

Dra Gea

Médico geriatra en Almería




Úlceras metabólicas en Almería y Granada

  • Las úlceras más frecuentes son las neuropáticas, entre un 45 y un 60% del total, las neuroisquémicas entre un 25 y un 45% y las púramente isquémicas entre un 10 y un 15%.

  • Ofreceremos nuestros servicios en Granada en los próximos meses

En otra sección ya comentamos nuestra profundización en el estudio de este campo de úlceras más allá del campo de la Geriatría. En esta sección, entre las úlceras con origen metabólico nos vamos a centrar en las derivadas de la diabetes (pie diabético) y en la hipertensión arterial.

Úlceras neuropáticas ( pie diabético )

Quizás las úlceras diabéticas son las mas conocidas. El origen mas frecuente es la neuropatia periférica diabética. Según su origen las úlceras diabéticas se clasifican en:

  • El componente principal en alrededor del 90 % de ulceraciones en el pie del diabético es la neuropatía periférica diabética.

  • Las úlceras más frecuentes son las neuropáticas, entre un 45 y un 60% del total, las neuroisquémicas entre un 25 y un 45% y las púramente isquémicas entre un 10 y un 15%.

  • Es probable que la insuficiencia vascular sola represente menos del 10% de las úlceras del pie, si bien participa en aproximadamente la mitad de todas las úlceras, la mayoría de las cuales son neuro isquémicas. La presión intrínseca debida a movilidad articular limitada, cabezas metatarsianas prominentes y alteración del almahadillado metatarsiano, conduce a la úlcera plantar neuropática clásica. La presión extrínseca causada por dedos en garra o juanetes en un calzado inadecuada, talones desprotegidos durante períodos de inmovilidad y zapatos apretados provocan úlceras dorsales del talón e interdigitales. La presión supera a la circulación microvascular local y causa necrosis isquémica y desintegración cutánea subsiguiente, conducentes a úlceras.

Según su etiopatogenia, las úlceras o lesiones del pie diabético las podemos clasificar en:

  • Úlcera Neuropática: ulceración en un punto de presión o deformación del pie. Sus principales localizaciones son: primer y quinto metatarsiano en sus zonas acras y calcáneo en su extremo posterior. Hay una alteración de la sensibilidad siendo mayormente indoloras y con flujo arterial conservado.
  • Úlcera Neuro-Isquémica: Necrosis inicialmente seca de localización latero-digital, que suele progresar de forma rápida a húmeda y supurativa si existe infección sobreañadida.
  • Pie Diabético Infectado: es posible distinguir tres formas, que pueden cursar de forma sucesiva o simultánea:
    • Celulitis Superficial: causada generalmente por el estafilococo aureus o el estreptococo, puede ser de carácter autolimitado o extenderse en función de las características del paciente.
    • Infección necrotizante: afecta a tejidos blandos, y se pueden aislar mas de un germen.
    • Osteomielitis: más frecuente es en los 1, 2 y 5 dedo. A veces cursa de forma asintomática lo que dificulta su diagnostico y tratamiento inicial.
  • Artropatia neuropática: Dentro de la diabetes, es típico también la artropatia neuropática o de Charcot. Inicialmente puede haber fracturas espontaneas que no dan síntomas; posteriormemnte hay una subluxación plantar del tarso, la pérdida de la concavidad medial del pie causada por el desplazamiento de la articulación calcáneo-astragalina, asociada o no a la luxación tarsometatarsal.

Úlceras hipertensivas o úlcera de Martorell

Dentro de las úlceras de origen metabólico encontramos aquellas derivadas de la hipertensión arterial denominadas úlceras hipertensivas o úlcera de martorell definidas como úlceras supramaleolares por arteriolitis en pacientes hipertensos. Suelen ser úlceras superficiales, necróticas, que tienden a extenderse. Con frecuencia son bilaterales, muy dolorosas, con bordes irregulares e hiperémicos que se suelen localizar en la región supramaleolar anterolateral de la pierna o del tendón de Aquiles. Están asociadas la hipertensión arterial (HTA) con mal control y en un alto porcentaje también están asociadas a diabetes.

En este tipo de úlcera hay una lesión arteriolar especifica (arterioloesclerosis subcutánea ) que va a provocar que cuando hay un descenso de perfusión de los tejidos se provoque una isquemia local que va a desarrollar la úlcera necrótica y dolorosa con bordes planos, irregulares e hiperémicos, con tendencia a la cronicidad. Se suele localizar en en el tercio distal de la pierna cara externa y supramaleolar. Para diferenciarla de la úlcera isquémica, en este tipo de úlceras los pulsos distales están conservados.

La prevención primaria consistiría en un buen control de la hipertensión arterial tanto mediante control de factores de riesgo, así como control del peso, diabetes, ajuste del tratamiento, control de dolor y tratamientos locales en en la lesión.

Solicitar cita online